Peter Lim despide a Marcelino como entrenador del Valencia

Peter Lim despide a Marcelino como entrenador del Valencia. Ha saltado la noticia en la capital del Turia. Se veía venir que después de un verano tan compulsivo, tras ganar la Copa del Rey 2019, iban a rodar cabezas. La primera de todas ha sido la del entrenador asturiano, cuando parecía que la primera de la directiva de Singapur sería Mateu Alemany.

La crisis institucional del Valencia CF

Durante el mercado de fichajes 2019 el Valencia vivió un auténtico despropósito a nivel institucional. Todo surgió por un desacuerdo en la política de fichajes entre el máximo accionista y Alemany. Por supuesto, el director deportivo seguía las instrucciones del entrenador, pero el dueño no lo vio con buenos ojos. Marcelino buscaba jugadores con experiencia que hicieran elevar el nivel del equipo inmediatamente. Por contra Peter Lim quería apostar por los jóvenes talentos que habían levantado trofeos con las categorías inferiores de sus selecciones. Mientras Mateu negociaba por Rafinha, Mariano o Maxi Gómez y quería dar salida a Lato, Lee Kang-in o Laguardia, desde Singapur se paralizaban todos los movimientos. No querían reforzar la plantilla, porque consideraban que había jóvenes a los que había que dar ya oportunidades. Se pasó de ganar la Copa a una nueva crisis.

Perdida de confianza

La crisis pareció terminar a principios de Agosto, cuando no fue despedido Alemany. Parecía que Lim iba a darle confianza y no se pensaba que la figura del entrenador peligrar en un ningún momento. Sin embargo la operación Rodrigo fue negociada exclusivamente desde Singapur, dejando al margen al director deportivo y a la negativa del entrenador, que aseguraba que sin Rodrigo el club debería replantearse los objetivos. Y es que Marcelino retó al dueño, diciendo públicamente que sin ese jugador deberíamos pelear sólo por entrar en Europa League, no en Champions.

Además, cada rueda de prensa era un nuevo desafío, pidiendo y suplicando por el fichaje de Rafinha. ¿Por qué el Valencia no ha fichado a Rafinha? Exclusivamente por Peter Lim, pero ese es otro tema. El problema fue que cada uno tiraba hacia un lado… y la cuerda se ha roto. Y es que Marcelino hizo declaraciones muy explosivas, explicando a la prensa que él no tenía nada que ver con los fichajes de las últimas semanas. Por no tener nada que ver, no tenía ni conocimiento en muchos casos. Hasta que el dueño dijo hasta aquí.

Peter Lim despide a Marcelino como entrenador del Valencia

Éxitos deportivos… y pésima gestión

Hay que recordar que Marcelino ha sido un entrenador muy duro. Exigía a los jugadores el 100%, que fueran mansos y aceptaran sus decisiones sin generar polémica. Por el camino se han caído figuras clave como Zaza o Neto. Además, había filtraciones sobre jugadores que no quería venir por esa exigencia y otros, de la plantilla, que les costaba seguir ese ritmo (por ejemplo Maxi Gómez). Por tanto no es todo de color de rosas en cuanto a que Peter Lim despide a Marcelino como entrenador del Valencia. Hay que ver todo

También se ha hablado de que se trata de un entrenador que busca resultados a corto plazo, de forma que no cuida la cantera y sólo busca jugadores con experiencia que a la larga supondrá una perdida adquisitiva al club. Es ahí el punto clave, ya que Lim busca todo lo contrario: sacrificar los resultado inmediatos, pero elevar el nivel de la plantilla dando valor a los jóvenes. Tampoco es plan de fichar por fichar, cuando precisamente el Valencia ha pasado por muchas crisis por eso. Y en las últimas semanas el técnico asturiano no paraba de exigir fichajes y de calidad.

La crisis continúa…

Peter Lim despide a Marcelino como entrenador del Valencia y el club se enfrenta a otra época oscura de su historia. Su sustituto va a ser Albert Celades, un entrenador sin experiencia en Primera División y que deberá jugar en el Camp Nou y debutar en Champions en menos de una semana. Eso sí, se apuesta claramente por la cantera, porque viene de ser segundo de Lopetegui y de entrenar a las categorías inferiores de la selección española. Mucha suerte… porque ¡le hará falta!

Deja un comentario